¿Por qué es necesario el Proyecto InterMobil?

La movilidad es parte de la flexibilidad que se considera de gran importancia para la mano de obra europea. La movilidad relacionada con la formación, es decir, la movilidad transnacional con la finalidad de adquirir nuevas habilidades, es una de las formas fundamentales a través de la cual las personas, particularmente los jóvenes, pueden mejorar su futura empleabilidad así como su desarrollo personal (Comisión Europea, 2009).

En 2013, sólo en Reino Unido, fueron financiados 145 proyectos de movilidad para estudiantes de formación profesional y 55 para personas en el mercado laboral. Las estadísticas muestran que el número de solicitudes de financiación de proyectos de movilidad que se aprueban aumenta gradualmente cada año. Esto no es una tendencia de Reino Unido únicamente, sino de todos los países de la UE que se ve incrementada aún más durante el nuevo periodo 2014-2020 bajo el programa ERASMUS .

Estudios preliminares, así como 12 entrevistas realizadas por los socios del Proyecto a PYMES que han acogido movilidades en los últimos tres años, muestran que este importante actor (Las empresas) para la Movilidad Europea es a menudo descuidado. Las empresas entrevistadas expresaron su interés por tener algunas guías de acción o herramientas que les ayudaran a prepararles no sólo para la implementación práctica de la movilidad, sino también para obtener las habilidades sociales necesarias, como por ejemplo competencias interculturales.

El éxito de las prácticas en el extranjero depende en gran medida del nivel en el que el participante entra en contacto con el estilo de vida, actitud y hábitos del país de acogida. En este proceso, que es tanto personal como intercultural para los participantes, el rol de las instituciones de acogida es fundamental. Las PYMES representan una “guía práctica” para la entrada del participante en el mundo laboral así como de presentación de la identidad del país y el entorno (económico, social y cultural). Una inadecuada preparación, expectativas poco realistas o insatisfechas y choques interculturales, pueden tener efectos perjudiciales en la percepción, capacidad de adaptación y disponibilidad para conocer a habitantes locales de estos residentes temporales que son los becarios o participantes de proyectos de movilidad. Los estudiantes pueden incluso volver a su país con estereotipos negativos fuertemente arraigados sobre la cultura del país de acogida (Allen, Dristas, y Mills, 2007; Bateman, 2002; Stroebe, Lenkert, and Jonas, 1988), “un sentido de la identidad nacional arraigado” (Block, 2007), y una gran dosis de etnocentrismo (Isabelli-Garçia, 2006; Jackson, 2008).

Los años de experiencia en movilidades europeas han mejorado el proceso de realización de dichas movilidades y han generado una base de conocimientos comunes disponible a través de diferentes iniciativas y proyectos sociocomunitarios. Una característica común de todas esas herramientas es que centran el enfoque en el participante (estudiantes, jóvenes, etc.) que va a un nuevo país y en su preparación para esta desafiante experiencia. El rol y la preparación de las instituciones de acogida están en gran medida descuidados. Existen pocas guías prácticas orientadas a las PYMES, que son el segundo mayor grupo de organizaciones de acogida tras las instituciones de formación profesional.

Es cierto que los participantes tienen mayores retos profesionales, culturales e incertidumbre, pero por otra parte, y aunque las empresas de acogida también se enfrenten a retos interculturales, no existen acciones para prepararlos para el encuentro con culturas distintas debido a que se encuentran en su propio país. Algunas organizaciones intermediarias ofrecen esta formación u orientación como parte de sus servicios pero estas acciones formativas aún son incompletas y parciales. Así, a través de los estudios preliminares realizados en los países socios y de las experiencias prácticas de las instituciones implicadas, se ha identificado un área inexplorada de mejora de la efectividad de las movilidades europeas: el desarrollo de habilidades interculturales de las PYMES que acogen movilidades.

Por lo tanto, el objetivo general del proyecto InterMobil es crear un ambiente más favorable para los intercambios de jóvenes y programas de movilidad en el ámbito de la formación profesional y prácticas de desempleados.

Compartir en Social